La sombra de una posible recalificación de edad en Australía planea sobre Call of Duty: Modern Warfare 2. En este caso la queja es razonablemente justa, dado que piden que la calificación sea +18 en lugar de +15. Sin embargo no todo queda ahí, pues además consideran inaceptable ponernos en la piel de un terrorista por exigencias del guión.

Parte de la trama de MW2 girará en torno a una infiltración en una organización terrorista y eso conllevará una serie de acciones que esta asociación para la defensa de los menores considera inaceptable. Pese a que está completamente justificado dentro de la experiencia de juego y dentro del guión, consideran una atrocidad que un jugador se ponga en la piel de un terrorista aún cuando esta saga siempre ha incorporado un mensaje antibelicista. Es más, Activision ya ha contestado:

“El juego incluye un complot que involucra una misión llevada a cabo por un villano ruso que quiere provocar una guerra mundial. Con el fin de derrotarlo, el jugador se infiltra en su círculo íntimo. La escena -del aeropuerto- se ha diseñado para evocar las atrocidades del terrorismo. [..] Al principio del juego, los jugadores encuentran un checkpoint obligatorio que les advierte de que el siguiente segmento de juego contiene elementos perturbadores y pueden elegir no participar en la escena”.

Si bien en este caso la reclamación de la recalificación de edad es más que razonable, las críticas que la acompañan son innecesarias y demuestran en cierta forma que sus intenciones no eran nuevas, pues para fijarse en una parte del guión que se ha visto en escasas escenas se debe haber realizado un buen seguimiento. Si su misión es defender a los menores, una vez la calificación de edad sea +18, ya no deberían tener voz para opinar, sino tan sólo para actuar y evitar que el juego marcado por un triangulo rojo llegue a las manos de sus hijos.