En octubre de 2015 me mudé a Ibiza, lugar desde el que trabajo de forma remota con normalidad para APSL. Además de por motivos personales, este desplazamiento podía ser muy interesante también para la empresa, ya que en Ibiza tenemos clientes importantes y la isla tiene grandes posibilidades de evolución tecnológica por la gran cantidad de negocio que mueve. Aun así, en APSL el trabajo remoto, habitual o esporádico, no es un caso especial y forma parte de la política de la empresa para facilitar la conciliación y aportar flexibilidad al trabajador.

Otros compañeros que están en situaciones similares y yo hemos escrito conjuntamente un artículos sobre nuestra experiencia: como nos hemos organizado y como hemos resuelto las complicaciones que nos hemos encontrado en el camino. Os dejo el enlace por si tenéis curiosidad o interés sobre esta forma de trabajo:

Ir a al artículo